Cuba y la insolencia presidencial ante la tragedia popular

Havana
Spread the love:

¿Qué sucede normalmente en su país cuando un desastre natural deja una destrucción masiva y múltiples víctimas?

Puedo imaginar cuál será tu respuesta a esa pregunta. El gobierno actuaría de acuerdo con las necesidades de la gente, estaría presente y apoyaría la a víctimas y proporcionaría los medios necesarios para ayudarlos a recuperarse de este devastador evento.

Esto no es lo que pasa en Cuba, mi patria.

Estoy segura de que has escuchado / leído sobre lo que sucedió en La Habana el 27 de enero. Un inesperado tornado golpeó la capital cubana, cobró la vida de 4 personas, dejó cientos de heridos y destruyó innumerables hogares. Las imágenes de esta catástrofe han inundado todas las redes sociales, que brindaron, al mismo tiempo, visibilidad al mundo entero de la situación que se vive en Cuba y la falta de responsabilidad y acción que está aún por llevar a cabo el gobierno cubano.

Para mí es extremadamente perturbador ver el hospital donde nací sin techo, la escuela donde estudié, derribada al piso, en pedazos, las casas de mis amigos destruidas. Las personas no tienen opción ni recursos para mejorar o normalizar sus circunstancias. Aparte de los daños a la propiedad, muchos hogares todavía no tienen suministro eléctrico, no hay alimentos, ni agua, ni productos para cubrir las necesidades diarias.

En medio de todo este sufrimiento, el gobierno decidió movilizar a las masas populares con el objetivo de promover el proyecto de la nueva constitución bajo los gritos de "Yo voto sí". En lugar de alentar a la comunidad y al ejército a ayudar a las personas afectadas por el tornado, deciden llevar a cabo propaganda política bajo el pretexto de honrar a nuestro apóstol, José Martí, que hubiera preferido el bienestar de los cubanos por encima de cualquier otra cosa.

Hasta cierto punto, es comprensible el hecho de que el gobierno no tenga los recursos y fondos necesarios para hacer frente a los daños causados por este fenómeno natural. En consecuencia, deben permitir la entrada y distribución de donaciones, ya sea ayuda monetaria, alimentos enlatados, medicamentos o incluso servicios voluntarios. Sin embargo, todo lo contrario está sucediendo.

Mientras que toda la población cubana, dentro y fuera de la isla, se ha unido (un evento sin precedentes) en apoyo de las víctimas del tornado, el gobierno rechaza la ayuda que están ofreciendo millones de personas desde varios países y gira la cara a la urgencia de la situación en Cuba.

Las donaciones estaban siendo confiscadas por los funcionarios de aduanas, pero ahora la "ley" ha cambiado, y el gobierno alega que no se cobrarán impuestos por las donaciones que se entreguen en el aeropuerto y que serán distribuidas por las entidades oficiales del país. El presidente cubano solo puede pedir paciencia y asegura que “nadie quedará desatendido”; el mismo presidente que ha ordenado que la comida se VENDA a las víctimas y no se proporcione de forma gratuita; el mismo presidente que restringe la distribución de donaciones en los vecindarios afectados enviando a los militares a confiscarlos; el mismo presidente que cobardemente huye de las personas que él (supuestamente) representa y solo están pidiendo su apoyo.

¡Esta situación es extremadamente vergonzosa y escandalosa!

También es inhumano que después del desastre y la devastación dejada por un fenómeno atmosférico tan peligroso como este tornado, las prioridades del Ministro de Turismo de Cuba son solo, y exclusivamente, el buen estado de las instalaciones turísticas en la capital. “Hemos realizado un recorrido posterior al evento meteorológico ocurrido en la capital en la noche de ayer. Todas las instalaciones turísticas se encuentran operando, pues no han sufrido afectaciones”. El colapso de las casas de las personas no importa, el sufrimiento de cientos de familias no importa. ¿Dónde están la solidaridad y el sentido de responsabilidad del gobierno cubano?

Las personas no necesitan discursos de aliento en la televisión si las entidades responsables no actúan en este desastre.

Quiero aclarar que esto no es una declaración política, es un llamado a la ayuda humanitaria. Quiero animar a personas de todas partes del mundo a encontrar una manera de ayudar a las personas que han sufrido este desafortunado acto de la naturaleza.

 Be the voice of the Cuban people!

Spread the love:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESEspañol